Meditaciones del libro Nehemías- Día 7




Lectura Bíblica:Nehemías 9:32-38


La petición y apelación conmovedora: 


Han pasado revista de la historia del trato divino con ellos desde el llamamiento de Abraham; ahora presentan su petición. Han hecho una confesión completa y todos han quedado complicados en el mal. “Tu, oh Señor tienes toda razón y nosotros somos malos” (V. 33). Trazan toda su maldad a una fuente; desobediencia a la palabra de Dios y el resultado: “Henos aquí… estamos en grande angustia”. Todo el tiempo han tenido tres grandes características divinas delante de ellos. Majestad: Dios grande, fuerte y temible. Fidelidad: que guardas el pacto. Compasión: (V. 31). Todo ha sido escrito para nuestra amonestación y es como una gran parábola para nosotros.


La desobediencia traerá fracaso: EL creyente que sigue en pecado será siempre débil y sin poder delante del enemigo. “He aquí la bondad y la severidad de Dios” (Ro. 11:22). Su bondad está escrita con mayúsculas a través de todo el capitulo, está lleno de ella. La severidad. La rebelión trajo su recompensa. ¡Qué contraste entre el v. 24 y el 30! Victoria y derrota. ¿Cuál será para mí? Su pecado Había sido presuntuoso y provocativo. Es algo terrible pecar con el pensamiento en el corazón que Dios es misericordioso  y que perdonará. Es ultrajar la gracia. ¡Oh la maravillosa longanimidad y paciencia del Señor! Ellos habían sufrido por su pecados; se habían arrepentidos sufrido por sus pecados; se habían arrepentidos e hicieron un pacto con Dios que fue arrepentido e hicieron un pacto con Dios que fue la manera que estos hijos del cautiverio derramaron sus angustias delante de Dios. Justificaron a Dios en su trato con ellos y magnificaron su gracias. Es la posición que nos convendría tomar. Se echaron sobre su misericordia, no tenía derecho alguno. ¡Ojala que hubieran quedado allí!


Walter T. Bevan

Meditaciones Revista Devocional (Edición 1983)




No hay comentarios:

Publicar un comentario