Meditaciones del libro Nehemías -Día 6




Lectura Bíblica Nehemías 9:7-31


La confesión a favor del pueblo

Por acercarnos a Dios por medio de la confesión del pecado, el corazón esta fortalecido por la contemplación de su gloriosa esencia y constante gracia. Ver a Dios lleno de gloria y gracia nos hará tomar nuestro debido lugar delante de Él. En cuanto a su obra, es el creador y preservador de las cosas. 
Viene luego la revisación (vs. 7-31). Tenemos la historia de la rebelión e ingratitud de Israel. Dominan dos cosas, la bondad de Dios y el pecado del hombre. Dios es un Dios de gracia; es reconocido en sus obras de gracia y poder. Vimos el libramiento de la esclavitud de Egipto (vs. 9-11). Vemos algo de la historia del desierto (vs. 12-21). La columna de fuego, Sinaí, el sábado, el pan del cielo y las aguas de la piedra. Dios juró darle la tierra y los preservó durante cuarenta años en el desierto. 
Es una historia de gracias y de un Dios que da
Todo lo que tiene de contar de él es bueno y solamente bueno, pero cuando tiene que hablar de sí mismos, han sido duros, soberbios, no quisieron oír, no se acordaron y reveláronse (vs. 16-17) 
“Pero tu eres Dios que perdona…no nos abandonaste” tenemos su historia en la tierra (vs. 22-31), y es todavía una de desobediencia y rebelión; de dar las espaldas a Dios. 
Los profetas protestaron contra ellos “Para hacerlos volver a Jehová”. “Los soportaste muchos años”. El Espíritu testifica contra ellos por medio de los profetas. Por fin fueron entregados al cautiverio, pero ni aún entonces “Tus muchas misericordias” no permitió que fueran consumidos. 

¡Que historia! Es la revelación del corazón de Dios, y del Hombre, y así ha sido su incansable gracias para con nosotros también.

Walter T. Bevan

Revista Meditaciones (Edición 1983)


No hay comentarios:

Publicar un comentario